sábado, 28 de noviembre de 2009

apuntes 1, 2 y 3

apuntes tomados por hernán camoletto durante estéticas de la dispersión/2

01.

martel
idea fuerza 1: la ficcionalización del espacio como forma de resistencia a su neutralización desde la globalización propuesta por el mercado.

02.

martel relata la imposibilidad de mover un banner unos metros hacia la entrada del cine durante un estreno por no contar el cine con salida telefónica internacional -quien debía atorizar el cambio residía en australia.

idea fuerza 2: la globalización como puesta en acto de un efecto mariposa inverso(*).

es así como una enorme cantidad de sucesos, realizaciones, puestas en práctica, deseos quedan supeditadas a una variable mínima e ignota.


(*) desde la teoría del caos, se denomina efecto mariposa a la idea de que, dadas las condiciones iniciales de un determinado sistema caótico, la más mínima variación en ellas puede provocar que el sistema evolucione en formas completamente diferentes. sucediendo así que, una pequeña perturbación inicial, mediante un proceso de amplificación, podrá generar un efecto considerablemente grande.

03.

martel recuerda las renarraciones(*) de su abuela a la hora de la siesta, como para inmovilizarlos -dice. el repertorio se reducía, casi exclusivamente, a quiroga.
recuerda también, la identificación entre el espacio real y el espacio narrado. la gallina había sido degollada en el patio de su casa, el almohadón de plumas era el de la sala que por alguna razón no evidenciaba el tajo que había expuesto al parásito.


idea fuerza 3: la ficción como operatoria constitutiva del espacio subjetivo.


(*) digresión sobre el valor de la renarración. también me acuerdo de mi abuelo contándome historias mientras andábamos en bicicleta o caminábamos por la plaza del pueblo. y más allá de las hibridizaciones que por entonces podía detectar (siempre había algún elemento que remitía a los clásicos que me leía), se filtraban elementos propios del contexto. algún apellido, una anécdota anclaba lo narrado al espacio real, marco de la narración. de repente, la renguera del vecino o la miopía de una tía tenían un origen maravilloso. y uno sabía que no era tal pero también operaba ese otro plano en que era posible. así, de a poco, se empezaba a generar la propia historia, el verosímil primero de la propia ficción.